PROPIEDAD INTELECTUAL

además: Aspectos Legales
 

Regalías: Las pérdidas por la falta de un acuerdo con Monsanto serían
millonarias.

Las diferencias entre Monsanto y el Estado, junto al sector de la
producción sojera del país pueden provocar pérdidas multimillonarias, la
caída de los precios internacionales de la oleaginosa y hasta la escasez
de harinas de soja en varios países europeos en donde se las utiliza
para la suplementación animal.

Ya son cuatro los buques interdictados en puertos europeos, tres en
España y uno en el Reino Unido y la multinacional adelantó que no cesará
en su accionar porque “no tienen otra alternativa”.

La discusión ya lleva tres años y el origen son las mentadas regalías
por el uso de tecnología RR (Roundup Ready), es decir, resistente al
herbicida glifosato (que también comercializa Monsanto)

El gobierno argentino difundió un informe al que tituló “Impacto
económico de las acciones coactivas de la multinacional Monsanto" en el
que advierte que las dudas y precauciones que los compradores europeos
comenzarán a tener respecto de la soja argentina y sus derivados podría
arrojar pérdidas por 2.000 millones de dólares. La Unión Europea es el
principal comprador de harinas y aceites de soja de nuestro país, que
además es uno de los exportadores más importantes del mundo en estos
rubros. Anualmente las compras alcanzan esa cifra en dólares, pero allí
no se agotaría el perjuicio. El 23 por ciento de las retenciones a las
exportaciones que recibe el Gobierno nacional provienen de embarques de
soja y sus subproductos, si la situación persiste casi 400 millones de
dólares dejarían de ingresar a las arcas del Estado.

La suerte de los embarques confiscados todavíano está resuelta. Las
leyes europeas no discriminan entre harina de soja o cualquier otra
mercancía “pirateada” por lo que, hasta podría determinarse su
destrucción, algo que llena de preocupación tanto a importadores como
exportadores.

En relación a estos últimos, días atrás el Centro de Exportadores de
Cereales (CEC) y la Cámara de la Industria Aceitera de la República
Argentina (Ciara) emitieron un comunicado advirtiendo que las acciones
de la transnacional "impactarán negativamente sobre la cotización
interna de la soja y por ende sobre toda la actividad vinculada al
principal producto de exportación del país" con "penalidades que
representan alrededor del 10 por ciento del valor total del producto".
De ello se desprende que, como siempre ocurre, el hilo se cortará por lo
más delgado y serán los productores lo que terminarán pagando ese
porcentaje.

Algunas entidades como Confederaciones Rurales Argentinas (CRA)
expresaron su enérgico rechazo. “Esta compañía introdujo la soja
transgénica en la Argentina en plena vigencia de la actual legislación
nacional que regula el comercio de semillas y debido a esto son ilegales
los procedimientos en el exterior que obstaculizan las exportaciones
argentinas”, apuntó en un comunicado. “Solicitamos a los organismos
competentes del gobierno nacional una enérgica intervención en defensa
de los intereses del país y a Monsanto que desista de esta actitud
provocativa que perjudica al productor Argentino, que es en definitiva,
el verdadero artífice de este desarrollo productivo”, enfatizó la
entidad haciéndose eco del sentimiento de miles de agricultores.

http://www.e-campo.com/?event=news.display&id=79DBF4FE-1027-1FA7-A912296BB9261917&


--