ASPECTOS MÉDICOS y de salud


SE REANUDARÁ UN ESTUDIO DE TERAPIA GENÉTICA QUE HABÍA SIDO FRENADO PREVIAMENTE

Fuente: The Associated Press, USA
Autor: Lindsey Tanner
URL:
http://ap.google.com/article/ALeqM5g5nOq4leQgsbDpzo2GHvMimNcm_AD8T5L55G4
Fecha: 27-11-2007

CHICAGO (AP) Un estudio de terapia genética que había sido frenado luego de que un paciente que sufría de artritis murió, se reanudará con un cambio principal: los participantes no recibirán más inyecciones si presentan síntomas de infecciones, dijo este lunes el responsable del tratamiento.

Mientras los datos de una investigación indicaron que las inyecciones de terapia genética no mataron al paciente, la compañía Targeted Genetics Corp quiere continuar el estudio ya que considera que puede ser un tratamiento prometedor para la artritis inflamatoria.

Jolee Mohr había tenido una fiebre ligera, es decir  “un síntoma de una infección” cuando recibió las dos últimas inyecciones en la clínica de Springfield - Illinois el 2 de Julio. Ella murió tres semanas después luego de que los doctores descubrieron que tenía una infección micótica y un sangrado interno.

Targeted Gentics ha escogido un enfoque “conservador” al continuar el experimento, dijo el día lunes en una entrevista telefónica el gerente general H.Stewart Parker. De un total de 127 participantes, 35 aun necesitan una segunda inyección y se les avisará de la muerte de Mohr una vez que el estudio reinicie, dijo la compañía.

Los participantes de la investigación incluyeron a la compañía, el Departamento de Control para los Alimentos y Medicinas de los Estados Unidos y el Centro Médico de la Universidad de Chicago, lugar a donde fue trasladada Mohn luego de sentirse enferma y donde ella murió. Los resultados finales serán discutidos en un comité federal de terapia genética el 3 de Diciembre en el Instituto Nacional de Salud, en las afueras de Washington.

Los panelistas en Septiembre, en una reunión previa del Instituto Nacional de Salud expresaron su preocupación porque Mohr iba a recibir el tratamiento experimental aunque ya presentaba síntomas de enfermedad.

Surgieron cuestionamientos sobre si los virus modificados genéticamente que iban a ser inyectados en las articulaciones de los pacientes como parte del experimento, podrían esparcirse por el cuerpo y causar enfermedades.

Sin embargo, las pruebas realizadas a Mohr encontraron solo pequeños vestigios de tejidos fuera de sus articulaciones y estos no eran suficientes para causar su muerte, dijo Dr. Kyle Hogarth, un doctor de la Universidad de Chicago que trató a Mohr luego de que ella se sintió enferma.

Targeted Genetics (de Seattle) cree que la medicina para la artritis que Mohr ya había estado tomando y que ha sido vinculada al incremento del riesgo de infecciones micóticas puede haber influido en el problema.

Hogarth dijo, “es grandioso” que el estudio continué porque el tratamiento experimental puede ser útil. Pero también dijo que las preguntas problemáticas se mantienen, incluyendo el porque se permitirá a los participantes seguir tomando la medicina de la artritis si esto podría complicar los esfuerzos para probar que el tratamiento genético es seguro.

Hogarth dijo también que el doctor personal de Mohr la reclutó para este estudio y le aplicó el tratamiento experimental, que dijo que causaba preocupaciones éticas. Los pacientes confían en sus doctores y creen que están a su favor. Entonces Mohr pudo asumir equivocadamente que su doctor le estaba recomendando un tratamiento que ya había sido probado.

Alan Milstein, un abogado del esposo de Mohr, Robb, dijo que la familia aún cree que su muerte pudo ser evitada. El estudio incluía inyectar a los pacientes con trillones de virus modificados mediante ingeniería genética. Los virus tenían un gen que buscaba inducir al cuerpo a producir una proteína que pueda ayudarlo en la lucha contra la inflamación.

El Departamento de Control para los Alimentos y Medicinas de los Estados Unidos frenó el estudio luego de la muerte de Mohr, pero la semana pasada le dijo a la compañía que este podría reanudarse. “Creemos que esta es una reivindicación para el producto y para el campo de la terapia genética en general”, dijo Parker.

Mientras la primera fase del estudio consistía en examinar su seguridad, hubieron indicaciones tempranas de que el tratamiento experimental ayudaría a aliviar el dolor de los que sufren de artritis inflamatoria, dijo Parker. La artritis inflamatoria incluye la artritis reumática y afecta a más de 2 millones de Estadounidenses.

La escritora Carla K. Jonson de Associated Press contribuyó con este informe