CONVENIOS INTERNACIONALES

PROTOCOLO BIOSEGURIDAD  

Protocolo Bioseguridad: sin acuerdo sobre artículo 18

  En una reunión de expertos del Protocolo de Bioseguridad que tuvo lugar en Montreal del 16 al 18 de marzo, donde se analizó el tema de la documentación que debe acompañar a los “organismos vivos modificados destinados para la alimentación humana, animal y procesamiento” (Art. 18 del Protocolo), no se llegó a ningún acuerdo

Cuando se negoció el Protocolo, se llegó a una redacción de consenso, por presión del llamada Grupo de Miami, especialmente Argentina.  Cuando se exporte “organismos vivos modificados destinados para la alimentación humana, animal y procesamiento”, la documentación debe llevar la etiqueta que dichas commodities “Puede llegar a tener”organismos vivos modificados, dejando un gran espacio para la ambigüedad (Art. 18.2)

Durante la reunión del 16 al 18 de marzo, el presidente del grupo de trabajo Francois Pythoud de Suiza presentó un texto revisado para interpretar el Art. 18.2, lo que resultó ser muy controversial, entre otras cosas porque fue elaborado a través de consultas bilaterales, método practicado en las negociaciones de la OMC.

Dado que no hubo acuerdo en las negociaciones, este punto será nuevamente revisado en la Segunda reunión de las partes del Protocolo (MOP 2), y el presidente del grupo de trabajo no podrá presentar a la MOP un texto final sobre este artículo.

De los principales exportadores del OGM, sólo Brasil y paraguay son Partes del Protocolo.

La mayoría de expertos de países como  Malasia, India, Ecuador, Venezuela, Panama, Ucrania, Rumania, el grupo africano Noruega y la Unión Europea, todos Partes del Protocolo, no están satisfecho con que la documentación contenga sólo un “pueden llegar a tener OGM”.  Algunos pidieron que este artículo se revise totalmente. Esto significa la implementación de u sistema de segregación entre commodities transgénicas y no transgénicas, de tal manera que esas puedan ser adecuadamente etiquetadas.

Otro aspecto controversial fue que se desea incorporar la documentación sólo como una cuestión privada, relacionada con los contratos entre importadores y la empresa que haga el embarque, pero el Protocolo es un acuerdo entre gobiernos.