CONVENIOS INTERNACIONALES

tlc  

16 de febrero del 2006, pág. 4
Legisladores norteamericanos que apoyaron el tratado habrían recibido $2,8 millones, según estudio


Pagos pro Cafta encienden polémica en EE.UU.

Representantes republicanos y demócratas podrían haber captado dinero para financiar sus campañas
electorales a cambio del voto

Erick Díaz
2/16/2006

Un grupo de legisladores de Estados Unidos ha sido cuestionado, tras publicarse un informe que señala que
algunos de quienes votaron a favor de la ratificación del tratado de libre comercio entre Centroamérica y
Estados Unidos (Cafta) habrían recibido más de $2,8 millones a cambio.

El Cafta recibió una mayoría a favor en Estados Unidos, por diferencia de dos votos, a finales de julio pasado.

Ahora se sospecha que esa aprobación tuvo un alto precio.

“Olviden los bombones y las rosas del Día de San Valentín, el grupo de legisladores que apoyaron el Cafta
habrían recibido dinero como una recompensa por parte de las corporaciones interesadas en su aprobación”,
dijo Lori Wallach, directora del Programa de Vigilancia de Comercio de Public Citizen, organización responsable
del informe.

El estudio indica que los Comités de Acciones Políticas (PAC, por sus siglas en inglés) donaron cerca de $2,8
millones entre algunos legisladores pro Cafta. El monto pertenece al total registrado entre enero y setiembre de
2005.

La misión de los PAC es donar dinero a los legisladores para financiar sus campañas electorales, capital que por
lo general proviene de la empresa privada.

Además, Public Citizen publicó que el capital provisto por las empresas que se han manifestado a favor del
Cafta fue tres veces superior a lo destinado por las fuentes que no apoyan el tratado.

“No conozco del estudio, pero es claro que en la política hay grupos que buscan esquemas legítimos para
promover o rechazar las iniciativas comerciales”, explicó Hernán Pacheco, presidente de la Cámara
Costarricense Norteamericana de Comercio, y agregó que el Cafta no es la excepción.

Igualmente, Pacheco consideró que no necesariamente se puede afirmar que el incremento de las donaciones
fue por el Cafta, ya que en julio “se estaban discutiendo otras legislaciones importantes en Estados Unidos”.
No obstante, los candidatos que votaron a favor del proyecto reportan altas contribuciones, según Public Citizen.
Por ejemplo, los republicanos Jim Gerlach y Mike Fitzpatrick recibieron las principales donaciones a favor del
Cafta entre enero y setiembre, por $252 mil y $200 mil, respectivamente, según el estudio.

“Nosotros ya sabíamos eso, ya que la Internacional de Servicios Públicos, una clase de sindicato mundial, había
dicho que muchos de los votos a favor del Cafta en Estados Unidos fueron comprados”, explicó Albino Vargas,
secretario general de la Asociación Nacional de Empleados Públicos.

Igualmente, Vargas señaló que esa votación fue poco transparente, “lo que eso nos da es una mayor autoridad
moral para cuestionar el tratado”.

No obstante, una fuente consultada por LA REPUBLICA en Washington señaló que este tipo de estudios tiene
poco impacto en contra del Cafta en suelo estadounidense, y cree que en el futuro no tendrá mayor relevancia.