CONVENIOS INTERNACIONALES

tlc  

Dictamen OMC declara ilegal moratoria 1998-2004 de OGM en UE

Un grupo de arbitraje de la Organización Mundial del Comercio (OMC) ha confirmado el primer dictamen que emitió en febrero pasado declarando que las normas impuestas por la Unión Europea (UE) entre 1998 y 2004 para restringir la importación de transgénicos son ilegales, informaron hoy fuentes diplomáticas.


Mediante esta decisión, la OMC da la razón a Estados Unidos, Argentina y Canadá en un largo litigio que abrieron contra la moratoria europea sobre los Organismos Genéticamente Modificados (OGM), que estuvo vigente durante seis años.

Por ello, fuentes comunitarias consideraron que este dictamen no necesariamente afectará la actual regulación europea en materia de transgénicos.

En su decisión, los árbitros consideran que la UE había establecido una prohibición efectiva a la entrada en su territorio de alimentos genéticamente modificados, lo que los países demandantes consideran iba contra las reglas establecidas por el organismo comercial.

Específicamente, la sentencia de la OMC señala que la UE incumplió sus compromisos en relación a 21 productos, entre los que se encuentran semillas de aceite, maíz y algodón.

Asimismo, este dictamen confirma lo que indicaba su versión preliminar de hace tres meses en el sentido de que seis países comunitarios -Austria, Francia, Alemania, Grecia, Italia y Luxemburgo- han violado las normas comerciales al aplicar restricciones individuales a ciertos alimentos que contenían OGM y que habían sido aprobados previamente por la UE.

En su extenso informe, de más de mil paginas, los expertos de la OMC no se pronuncian en relación a si los productos transgénicos son seguros o no.

En los últimos años, Bruselas ha defendido su política en este área señalando que su única intención ha sido la de preservar la salud de los consumidores y proteger el medio ambiente.

Sin embargo, ante la presión creciente la UE modificó su normativa y puso fin a la moratoria, pero esto fue considerado insuficiente por los países demandantes, que decidieron continuar con el proceso en la OMC.

Ello porque pese a que la comercialización de OGM está permitida, su autorización depende de una serie de medidas de precaución, que pasan por normas de etiquetado hasta la posibilidad de rastrear los productos.

Los expertos consideran que éste es el caso más complejo que ha llegado hasta ahora a la institución multilateral y que su resultado podría servir como precedente para reclamar a otros países que también eliminen sus restricciones a los OGM.

Fuente;
Terra Actualidad
http://actualidad.terra.es/nacional/articulo/dictamen_omc_1998-2004_ogm_ue_874203.htm