noticias


Abangares aprobó moción municipal que declara el maíz patrimonio cultural

Abangares, Guanacaste: 29 de enero 2013.

Moción de: Gerardo Alfredo Cascante Suárez,  Regidor Propietario y
Coordinador de la Comisión de Ambiente de la Municipalidad de
Abangares por más de diez años. Apoyada por todos los Regidores y
Regidoras.

Luego de leer un artículo en el Periódico la Nación. Que entre otras
cosas decía: “Según informó Fabián Pacheco, de la  federación
Ecologista, se presentó una propuesta ante el Ministerio de Cultura
que recoge visiones de agricultores de maíz para que este producto sea
declarado patrimonio cultural de Costa Rica. La estrategia busca
protección e incentivos a los agricultores para que no se pierdan la
semillas criollas como el maíz pujagua, el maiceno y rabo de zorra,
entre otras.
Esta  iniciativa es impulsada por la Universidad Estatal a Distancia,
la Universidad de Costa Rica, la Asociación Kokopelli, Sol de Vida y
la Asociación de Ecología Social, entre otras agrupaciones, que se
mostraron preocupados ante la erosión agrícola y cultural que pone en
peligro el legado del maíz que disfrutan las familias y comunidades
costarricenses.

Y pensando en que una iniciativa tan buena como esta, alguien debe de
darle el primer impulso y quien mejor que un Gobierno Local que ha
venido poniendo las pautas desde hace varios años para ser un Cantón
netamente ambiental en beneficio del mejoramiento de la calidad de
vida de nuestra población; es por eso propongo:

CONSIDERANDO
Que es obligación primordial del Gobierno Local; proteger, fomentar y
divulgar la cultura cantonal y Provincial en el País, emitir las
disposiciones que tiendan a su enriquecimiento, restauración,
preservación y recuperación.

CONSIDERANDO
Que este Gobierno Local, reconoce el derecho de las personas y de las
comunidades a su identidad cultural de acuerdo a sus valores, su
lengua y sus costumbres y que es de interés Cantonal, Provincial y
nacional la conservación, protección y mejoramiento del patrimonio
natural y cultural de la nación.

CONSIDERANDO
Que, el Pueblo Maya, desde tiempos ancestrales la mitología, la
cosmogonía,  los calendarios, la cosmovisión, la espiritualidad y las
costumbres están vinculados con el maíz, lo que se refleja en las
narraciones del Popol Wuj, en la arquitectura y cerámica
prehispánicas, en los códices y en  las tradiciones orales que se han
mantenido vivos a través de los siglos gracias a la persistente
inteligencia de este pueblo, cuyos descendientes todavía se conservan
entre la población de los pueblos centroamericanos.

CONSIDERANDO
Que el maíz es un elemento fundamental para la alimentación, la
filosofía de la vida y la espiritualidad del Pueblo Maya, y que
constituyó para nuestros ancestros y constituye para todos los
habitantes del país una fuente importante del mantenimiento de la
vida, marcando el desarrollo de nuestra historia con costumbres y
tradiciones significativas íntimamente integradas en el tejido social
que perduran hasta nuestros días.

CONSIDERANDO
Que está demostrado que el maíz es un producto cultural de los pueblos
ancestrales, quienes domesticaron y a lo largo de los siglos, de
generación en generación, han seleccionado y desarrollado variedades y
tipos de maíz adaptados a los diversos climas y condiciones
agroecológicas prevalentes en Costa Rica y que los mismos deben ser
protegidos tanto en su aspecto natural como en el cultural.

CONSIDERANDO
Que los usos y saberes tradicionales del maíz constituyen un rico
legado cultural que abarca aspectos sociales, económicos,
espirituales, de salud , de seguridad y soberanía alimentaria.

CONSIDERANDO
Que existen  trabajos de eminentes especialistas desde hace muchos
años, por lo que existe abundante material de investigación científica
antropológica, etnológica, arqueológica y fitogenética, que muestra la
íntima relación de los Costarrisences con el maíz y que las
propiedades especiales de los maíces autóctonos, propios, distintivos,
 originarios o peculiares de los suelos y climas de Costa Rica,
resultantes de mejoramiento genético a través de técnicas
tradicionales ancestrales, son testimonio de su pertenencia propia a
determinadas regiones del país,  por su estrecha relación con las
condiciones climatológicas y edáficas de esas regiones, y que las
tradiciones orales y escritas del Costarrisence muestran que este
grano ha sido desde siempre sujeto de respeto por ser considerado como
el componente corpóreo principal de la humanidad.


POR TANTO
Con base en lo considerado y con fundamento en la  Ley para la
Protección del Patrimonio Cultural de la Nación.
La presente declaratoria, tiene por objeto asegurar la salud pública,
la preservación y restauración del equilibrio ecológico, la soberanía
económica, la independencia de las familias campesinas de trabajar con
sus propias semillas criollas, así como la protección al ambiente, de
conformidad con las facultades que se derivan de la Ley Orgánica  del
Ambiente 7554, Ley de Conservación de Vida Silvestre No. 32633, MINAE;
Ley de Biodiversidad No. 34433-MINAE, El Código Municipal, la Ley de
Fomento a la Producción Orgánica, así como cualquier legislación
nacional corolario con el tema . Que el artículo 50 de la Constitución
Política consagra a favor de todos los habitantes de la Nación el
derecho a un ambiente sano y ecológicamente equilibrado, siendo que
este derecho incluye la conservación, uso y manejo sostenible de la
biodiversidad y la equitativa distribución de beneficios derivados de
esta, asegurando la mayor participación de la comunidad.

ACUERDA

ARTÍCULO 1. Se declara al maíz (Zea mays, L.), Patrimonio Cultural de
Abangares; específicamente a todas las razas, variedades y tipos
autóctonos, propios, distintivos, originarios o peculiares de los
suelos y climas en lo que respecta a nuestro Cantón Abangares,
igualmente instamos a los demás cantones de la Provincia de Guanacaste
y del País, a que se nos unan a esta declaratoria; resultantes de
procesos de mejoramiento genético a través de prácticas tradicionales
transmitidas de generación en generación, como patrimonio natural y
cultural hoy de Abangares, mañana de la Provincia de Guanacaste y
luego del País entero, junto con las tradiciones de sus usos y
saberes. Esta declaratoria incluye por lo tanto, los productos
derivados de ellos, procesados o no de forma artesanal, mismos  que
constituyen variadas fuentes de sustento para la población, que se
identifica plenamente con este vegetal ancestral y por lo mismo lo
tiene en un grado supremo de estima, como: Los saberes y sabores del
maíz presentes en tortillas, tanelas, rosquillas, atoles, tamales,
pinoles, chichemes, chorreadas, albóndigas, buñuelos, arroz de maíz,
perrerreques, y muchísimas otras comidas y bebidas más.

ARTÍCULO 2. Esta declaratoria, dada la naturaleza e importancia del
maíz y sus derivados para la vida socioeconómica de los diversos
pueblos que forman la nación, protege tanto el bien natural y cultural
material, como el bien natural y cultural inmaterial, pero no limita
la comercialización del mismo o sus derivados dentro o fuera de
nuestro Cantón provincia o del territorio de la República de Costa
Rica, constituyendo en este aspecto particular una excepción a lo
regulado en las leyes relativas a la protección del patrimonio natural
y cultural de la nación, al no contradecir el principio de legalidad,
los principios y derechos en las leyes regulados.

ARTÍCULO 3. Esta declaratoria de patrimonio natural y cultural de
Abangares abarca las razas, variedades y tipos de maíz autóctonos,
distintivos, característicos, propios, originarios o peculiares del
país. Tales como el maíz Criollo Maicena blanco y Amarillo, Pujagua
Morado,  y el Rabo de Zorra, variedades como: Diamantes 8843 blanco,
EJN-2 Amarillo, UPIAV blanco, y algunos híbridos de estos producto de
investigaciones de las siguientes instituciones: oficina Nacional de
Semillas, CNP, INTA,UCR, MAG,y la  UNA.

Además, todas aquellas razas, variedades y tipos que al momento son
desconocidos o que no están identificados o clasificados
científicamente, pero cuya existencia y persistencia en el territorio
de la República de Costa Rica y por sus características genéticas
propias, permitan  ser consideradas, identificadas y clasificadas en
el futuro como razas, variedades y tipos auténticamente autóctonos,
propios, distintivos, originarios, característicos  o peculiares de
Abangares, Guanacaste y del País.

ARTÍCULO 4. El Ministerio de Cultura y  Juventud, por medio de la
Dirección General del Patrimonio Cultural y Natural, así como todo
órgano administrativo competente de costa Rica, en coordinación o a
requerimiento del Ministerio de Cultura y juventud, establecerá las
medidas legales de protección, conservación y salvaguardia que sean
necesarias, así como las restricciones y prohibiciones que pudiesen
ser necesarias en virtud de esta declaratoria.

ARTÍCULO 5. El Ministerio de Cultura y Juventud y los diversos órganos
administrativos con competencia legal, por todos los medios a su
alcance, promoverán la investigación, identificación, clasificación,
documentación y difusión de los diferentes usos, tradiciones y saberes
relacionados con el maíz por cuanto constituyen una parte importante
del acervo cultural de la nación y como tal deben ser conocidos por
todos los costarricenses y por quienes visitan nuestro Cantón, nuestra
Provincia y nuestro País.

ARTÍCULO 7. El Departamento de Registro de Bienes Culturales y
naturales de la Dirección General del Patrimonio Cultural y Natural de
este Ministerio, deberá hacer las inscripciones correspondientes.

ARTÍCULO 8. El presente acuerdo Municipal, comienza a regir en acuerdo
firme a partir del momento de su aprobación.

COMUNÍQUESE:
Al Señor Ministro, Manuel Obregón López, de Cultura y Juventud.
A la Comisión de Ambiente de la Asamblea Legislativa, de Costa Rica.
A todas las Municipalidades de Costa Rica.
A la Prensa Nacional.