AYUDA ALIMENTARIA

PMA  

Agricultores desaprueban dumping con ogms riesgosos de agencias de ayuda social y empresas biotecnologicas

KMP - 14 de abril del 2000

MANILA.- El movimiento campesino militante, Kilusang Magbubukid ng Pilipinas, dijo “NO GRACIAS” a la ayuda alimentaria de Estados Unidos y de agencias de las Naciones Unidas luego de que se ha encontrado que las empresas biotecnológicas han estado practicando “dumping” con sus paquetes no deseados en los programas internacionales para la desnutrición y la eliminación del hambre.

Según el informe del London Independent de Declan Walsh, los mayores productores y procesadores de organismos genéticamente modificados (OGMs), como Cargill y Archer Daniels Midland, han ganado contratos para proporcionar proyectos auspiciados por el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Agencia estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID) que pueden estar contaminados por ingredientes que son por consumidores en todo el mundo.

Rafael Mariano, presidente del KMP, condenó el trato, diciendo que "los monopolios agrícolas son muy crueles, sabiendo que las personas hambrientas no tienen otra opción sino aceptar la comida, ser agradecidos aún cuando nuestro futuro biológico está siendo lentamente amenazado con tecnologías peligrosas."

El London Independent sostiene que más de un tercio de las 500.000 toneladas de maíz donadas por los Estados Unidos el año pasado para programas de ayuda internacionales eran modificadas genéticamente.

El informe fue citado en la página web de la Fundación de las Naciones Unidas, una agencia informativa de noticias independiente de las Naciones Unidas.

KMP dice que la administración de Estrada ha sido la parte más culpable, al permitir un diluvio de importaciones de alimentos a través del programa "Alimentos para la Paz". Bajo la Ley Pública 480 estadounidense, que reparte US$120 millones globalmente, Estrada aplicó para un préstamo de 20 millones para importar productos de por los EE.UU., y para este último año, 25 millones.

"El Departamento de Agricultura de EEUU no oculta los verdaderos objetivos del programa. Describe descaradamente a 'Alimentos para la Paz' como “un programa de ventas concesionario para promover las exportaciones de productos agrícolas estadounidenses”.

Mariano dijo que los sacos de leche en polvo, harina de maíz y harina de trigo etiquetados con el logotipo familiar de la USAID, que se encuentran en centros alimenticios y en guarderías, no ayudan a los filipinos, pero de hecho ayudan a empujar a los campesinos locales a la quiebra.

En 1998, mientras 150.000 toneladas métricas de maíz se pudrieron en Mindanao debido a los bajos precios de compra, 462.000 toneladas métricas provenientes de EE.UU. inundaron el país. El gobierno norteamericano subvenciona a sus maiceros anualmente con US$ 29.000 por agricultor, y sus productos bajan los precios del maíz filipino en un 15% cada año.

KMP quiere que el Congreso emprenda una serie de investigaciones relacionadas con la posible imprudencia o el mal llevado a cabo por las autoridades filipinas al designar programas alimentarios que representan riesgos para la salud de los filipinos y de las generaciones por venir.

Fuentes

(http://unfoundation.org/unwire/archives/UNWIRE000330.cfm)