AYUDA ALIMENTARIA

PMA  

Ayuda alimentaria una solucion ¿para quien?

Elizabeth Bravo- Acción Ecológica

"Dar pone a prueba el orgullo de quien recibe, para no decir su dignidad.
Eso para empezar. Pero además, dar expone al riesgo de corromper a quien recibe"

Todo ser humano tiene derecho a la seguridad en la alimentación y de acceder a una comida sana y de valor nutritivo. Por otro lado, todo país y todo pueblo, tiene derecho de mantener su soberanía alimentaria: es decir de decidir sobre cómo alimentarse, dentro de sus patrones culturales y ejerciendo control en todo el proceso productivo.

Desafortunadamente, se está promoviendo en el mundo una cultura de inseguridad alimentaria, para favorecer a los intereses de la industria biotecnológica, siendo la amenaza más seria, la alimentación proveniente de la ingeniería genética y de los cultivos transgénicos.

Las corporaciones biotecnológicas han desplegado toda una campaña, tanto a nivel de los medios masivos, como en instancias gubernamentales y académicas, con el fin de imponer los alimentos transgénicos en el mundo, pues ellos tienen una gran inversión que defender, y con la aceptación global de estos productos ellos podrán controlar toda la cadena alimenticia.

Sin embargo, en el escenario mundial tenemos, por un lado, a los principales importadores de granos: países como la Unión Europea, Corea, Japón, Australia, Nueva Zelandia donde los alimentos transgénicos están siendo rechazados por sus consumidores, debido a sus riesgos potenciales. Esto ha generado un gran excedente de alimentos transgénicos e importantes pérdidas a los agricultores de los EE. UU., (los primeros productores de transgénicos).

Por otro lado está el Tercer Mundo. En esta región empobrecida del Planeta las grandes corporaciones biotecnológicas han puesto sus ojos, y está a punto de convertirse en un patio trasero, a donde irán a parar todos los alimentos transgénicos rechazados por otros.

Una de las estrategias que se está usando es la ayuda alimentaria. La ayuda, es el último mercado de exportación no regulado que está abierto para los agricultores de los Estados Unidos, pues para los países pobres, que enfrentan constantemente crisis económicas, o que son víctimas de desastres ambientales, será muy difícil rechazar estas ayudas.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos está exportando miles de toneladas de maíz y soya transgénicos al Tercer Mundo, a través de las agencias de ayuda alimentaria.

En 1999 el Gobierno de los Estados Unidos donó 500.000 toneladas de maíz y productos de maíz. Se puede decir con cierta seguridad que el 30% de esa ayuda fue de alimentos genéticamente modificados (Walsh, 2000). Para ello, se dieron contratos muy lucrativos a algunas comercializadoras de granos como Archer Daniels Midland y Cargill, las que ganaron un tercio de los contratos (un total de 140 millones de dólares en 1999).

El Programa Mundial de Alimentos, no saben cuánto de la ayuda alimentaria recibida es transgénica, ni tienen una política sobre el tema. Este programa recibe casi la mitad de su presupuesto anual de los Estados Unidos. Su directora ejecutiva es una ex-funcionaria del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos y provienen de la zona maicera de ese país (Walsh, 2000).

PERO, QUE HAY DE MALO CON LOS TRANSGENICOS

Los organismos trangénicos son el resultado de un proceso mediante el cual, se introducen genes extraños (de 4 o 5 organismos distintos), llamados transgenes, en otro ser vivo, cuando se presume que estos nuevos genes le puede conferir alguna ventaja ecológica, nutricional o de otro tipo. El ser vivo que ha recibido estos nuevos genes se llama entonces, organismo genéticamente modificado (OGM) o transgénico.

Entre los genes usados están los llamados marcadores genéticos, o genes de resistencia a antibióticos, los que pueden entrar en contacto con bacterias patógenas, mediante un proceso conocido como "transferencia horizontal de genes", aumentando el creciente problema de salud pública de resistencia a antibióticos.

La potencialidad de que haya transferencia horizontal de genes, ha sido ya reconocido en fuentes bibliográficas del Gobierno del Reino Unido. La posibilidad de que el ADN desnudo o libre sea tomado por células de mamíferos se menciona explícitamente por la agencia de regulación de alimentos y medicinas de Estados Unidos - FDA- (FDA, Septiembre 4, 1998). Comentando este trabajo, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación del Reino Unido señaló que la transferencia puede ocurrir, no sólo por ingestión, pero por contacto directo con polvo de la planta y polen presente en el aire durante el trabajo agrícola y el procesamiento. Añade que la boca humana y el tracto respiratorio, contiene bacterias capaces de tomar ADN recombinante con marcadores genéticos de resistencia a antibióticos.

Por otro lado, los científicos Mae-Wan Ho, Angela Ryan y Joe Cummins (1999) recomiendan que, como una medida precautelatoria, se retiren del mercado y se pare las liberaciones en el medio ambiente, de todos los productos transgénicos que utilicen el promotor CaMV o similares, (otro gen utilizado en el proceso de manipulación genética) especialmente los utilizados para alimentación humana y animal. De acuerdo a los autores, el CaMV es un virus que está relacionado con el virus de la Hepatitis B humana.

El mayor porcentaje de cultivos transgénicos en el mundo son de soya con resistencia al herbicida de amplio espectro GLIFOSATO o Roundup. El consumo de esta soya transgénicas estimula la producción de fito-estrógenos, compuestos que imitan a algunas hormonas cuando son ingeridas por mamíferos, y pueden producir severos trastornos reproductivos.

La soya transgénica puede generar además problemas de alergias, pues tiene proteínas nuevas que el sistema inmunológico humano no las reconoce.

Se ha encontrado además que las semillas de soya transgénica parecen tener distintas composiciones de aceites que las semillas no transgénicas.

COMO FUNCIONA LA AYUDA ALIMENTARIA

El Gobierno de Estados Unidos, a través del Comodity Credit Corporation1, compra a los agricultores estadounidenses los excedentes de productos agrícolas. Estos productos son destinados a los distintos programas de ayuda alimentaria.

Estos programas quitan el riesgo que pueden generar las políticas agrícolas de Estados Unidos -en este caso, promover el uso masivo de semillas transgénicas- y traspasar el riesgo a un grupo de consumidores que por desconocimiento o necesidad son "ayudados" a través de estos programas. En este caso, se trata de productos transgénicos subsidiados, rechazados en otros países, y que son enviados a países del Tercer Mundo como "productos baratos" o como "ayuda alimentaria".

Los programas de ayuda promovidos por el Gobierno de Estados Unidos incluye: Alimentos para la Paz (PL480), el programa de la Sección 416(b) y el programa Alimentos para el Progreso. Las iniciativas de ayuda alimentaria incluye: Paquete de asistencia alimentaria para Rusia, Ayuda alimentaria para el Cuerno de Africa y Etiopía, la Iniciativa Global para la Alimentación Escolar, y un nuevo programa de ayuda para Afganistán (FAS, 2001).

Los proyectos aprobados por el Departamento de Agricultura son llevados a cabo a través del Programa Mundial de Alimentos, una organización privada voluntaria (generalmente norteamericana), y el país extranjero elegido.

EL PROGRAMA MUNDIAL DE ALIMENTOS

Más de 60 países financian las operaciones del Programa Mundial de Alimentos (PMA), sin embargo, el grueso de la ayuda proviene de Estados Unidos, por lo que ese país tiene mucha influencia en las políticas de este programa, y puede ser funcional a las políticas agrícolas de ese país.

En 1998, EL PMA recibió US$ 1,7 mil millones de dólares. Estados Unidos es el mayor contribuyente del programa. En 1998, este país entregó al PMA 875 millones de dólares, seguido por la Unión Europea que entregó casi US$185 dólares (WFP home page).

Las donaciones son hechas en dinero, alimentos o productos no alimentarios. El dinero se usa para comprar alimentos y otras cosas vitales; para pagar transportación y para los costos administrativos del PMA en cada país. Los costos administrativos pueden ser muy alto, pero no se cuenta con información específica sobre los mismos, porque, al ser parte del sistema de las Naciones Unidos no es sujeta de ningún tipo de Auditoría, o sistema de rendición de cuentas.

TRANSGENICOS EN OTROS PROGRAMAS DE AYUDA AL DESARROLLO

Se ha detectado que se están utilizando otros programas de asistencia para el desarrollo, con el fin de promover los cultivos transgénicos. Por ejemplo, un Programa Internacional de Ayuda (OSA) británico para India, ha utilizado millones para apoyar un plan que obligará a unos 20 millones de los habitantes más pobres del mundo a abandonar sus tierras para desarrollar una agricultura industrial inspirada en la agricultura dominante en Estados Unidos, e introducir cultivos transgénicos.

El plan será aplicado en el estado semi-desértico del sur, Andra Pradesh. Bajo el programa "Visión 2020", se desarrollará un esquema, con el apoyo de consultores de Estados Unidos de la firma McKinsey, para que se introduzcan en ese Estado cultivos transgénicos de exportación. La mayoría de los 20 millones de campesino que abandonarán sus tierras en los próximos 20 años que se convertirán en desempleadas o campesinos sin tierra, y pertenecen a la casta más baja de los Dalits o "intocables".

Por otro lado, en Malawi hay temor con el advenimiento de las semillas genéticamente modificadas, que se están anunciado como una nueva bonanza en la producción de alimentos, pues cuando se introdujo el maíz híbrido a través de programas de apoyo al desarrollo, los pequeños agricultores locales, que sembraban maíz a niveles de subsistencia, creyeron que estas nuevas variedades les favorecerían. Sin embargo, el uso de variedades híbridas de maíz ha significado para ellos, tener que batallar con problemas financieros y económicos graves.

El Gobierno de Malawi recibió asistencia externa para la introducción de un esquema de producción basado en semillas importadas, dependientes de fertilizantes y dirigido a pequeños campesinos. Los paquetes consistían en 20 Kg. de semillas de maíz, legumbres, que fueron repartidos en el campo en los últimos tres años. Este programa llevado a cabo sin tomar en cuenta ninguna consideración ambiental.

Los campesinos están preocupados de que las semillas transgénicas puedan conducir a resultados similares o peores que los generados por la introducción de híbridos, pues esto ha conducido a que las variedades locales de maíz se pierdan, las mismas que están adaptadas a las condiciones climáticas y de suelos que existen en el país.

Malawi se ha vanagloriado siempre por su gran cantidad de variedades locales de maíz, que son nativas de varias partes del país. Pero ahora, es muy difícil encontrarlas. Otra preocupación entre los agricultores es que cada vez hay mayor cantidad de variedades importadas, y ellos se preocupan que estas sean variedades genéticamente modificadas.

ULTIMOS ACONTECIMIENTOS

Dos importantes acontecimientos deberían darnos elementos para repensar sobre la problemática de la ayuda alimentaria.

Luego de iniciada la guerra norteamericana contra Afganistán, el Congreso de Estados Unidos aprobó un fondo de US$ 320 millones para asistencia alimentaria en ese país, y para los refugiados afganos en los países vecinos.

Afganistán está entre los países más pobres y tiene uno de los promedios de consumo de alimentos más bajos en el mundo. El Programa Mundial de Alimentos calcula que 7,5 millones de personas se encontraban en peligro de inanición en Afganistán hasta antes de la invasión norteamericana. Esta organización calcula que después de la invasión, otras dos millones de personas adicionales necesitarán asistencia alimentaria.

Por otro lado el grupo francés “Médicos sin Fronteras”, condenó la así llamada "operación humanitaria" que acompañan los bombardeos liderados por Estados Unidos sobre Afganistán, llamándola "propaganda militar" diseñada para justificar la invasión.

En octubre del 2001, los Estados Unidos lanzaron desde el aire, 37.500 paquetes de alimentos desde dos aviones, destinados a afganos hambrientos.

En una declaración, "Médicos sin Fronteras" dijeron que estas operaciones "no son de ninguna manera operaciones de ayuda humanitaria, sino una operación de propaganda militar, destinada a crear una opinión internacional de aceptación de las incursiones militares lideradas por el ejército de Estados Unidos".

Ellos añadieron que arrojar las cajas con alimentos no sólo era ineficaz, sino peligroso. "¿Qué lógica tiene disparar con una mano y dar medicina con otras", preguntó el grupo. Las críticas hechas por este grupo nos debería hacer meditar si realmente los programas de ayuda alimentaria están destinados a solucionar el problema del hambre de las personas a los que están destinados.

El otro acontecimiento que se desea analizar es de una naturaleza totalmente distintas, pero con impactos a largo plazo muy graves, y tiene que ver con la conservación de la biodiversidad.

En los últimos meses se ha anunciado la presencia de contaminación genética en las variedades tradicionales de maíz en los Estados del Sur de México, centro de origen del maíz.

Desde 1998 está prohibida la introducción de maíz transgénico en México. Entonces, ¿cómo se contaminaron estas variedades tradicionales de maíz?

De acuerdo a David Quist, de la Universidad de Berkeley, quien pertenece al equipo de científicos que descubrió dicha contaminación genética, el origen de la contaminación pudo ser maíz que entró de Estados Unidos a México como ayuda alimentaria. Esta es una hipótesis muy difícil de probar, por lo que va a ser igualmente difícil de establecer responsabilidades civiles.

LA DONACION: SOLUCION OCCIDENTAL

Se cree que las donaciones son el mecanismo que solucionará el problema de los países pobres, que enfrentan crisis o que han pasado una catástrofe natural.

Los que participan en los programas de ayuda, dan por sentado que ellos tienen pleno conocimiento de las necesidades de los pobres, y por eso se apresuran a hacer distintos proyectos para solucionar sus problemas. Pero ¿qué es lo que les hace pensar que saben la manera de ayudar a pueblos sin recursos? ¿Qué es lo que les hace creer que pueden enseñar a los pobres la forma de utilizar su capacidad de trabajo prácticamente sin dinero?

Es un concepto erróneo el pensar que las fuentes externas son las que deben llenar el vacío. Se puede demostrar fácilmente que la iniciativa local puede ser más eficiente.

Los que ayudan deben darse cuenta de que deben asociarse con la gente en cuestión. Esto es imposible sin ponerse estrechamente en contacto con la población vulnerable. Hay tres puntos básicos que se deben tener en cuenta:

* Quienes ayudan deben trabajar con los pueblos damnificados y no tomar decisiones por ellos

* Deben partir de lo que la gente ya tiene. Usar materiales, mano de obra y tecnologías locales

* La persona que recibe la ayuda debe aceptarla

Algunas características de la ayuda internacional:

* Los gobiernos o las agencias que ayudan, obran sin que haya ningún mecanismo de consulta a las poblaciones que la van a recibir.

* Las necesidades se definen de acuerdo a la presunción del jefe de la bodega, o los altos funcionarios de las agencias. Por eso llega ropa inadecuada para el clima del lugar y alimentos que sería más barato producirlos localmente.

* En contraste con las grandes cantidades de dinero que se maneja, es muy escaso el conocimiento que se tiene de las necesidades locales. Generalmente no hay un proceso de investigación previa.

* Las necesidades se presumen, se simplifican o se alteran por prejuicios o por las culturas extrañas de los donantes.

* Ningún alimento que se dona es universal. Cada pueblo tiene su cultura alimentaria, pero casi nunca se respeta la cultura de quien recibe la ayuda.

* Se ha calculado que el 90% de la ayuda externa es improcedente, y en algunos países se ha llegado a la conclusión que la ayuda internacional crea más problemas de los que resuelve.

* En muchos casos, la ayuda exterior estimula a funcionarios corruptos, como sucedió en Nicaragua en la época de Somoza

* El paternalismo de los dispensadores de ayuda, se funda en prejuicios e incapacita a los receptores de la ayuda. Se presume que quien recibe la ayuda ha perdido la capacidad para valerse, por eso, se decide por ellos y se les niega toda capacidad de participación en el proceso. Eso acaba por incapacitarlos.

* Se cree que el damnificado es el único que tiene una necesidad, pero generalmente el donante también lo es, pues casi siempre quiere conseguir algo con esa donación. Por ejemplo, en 1976 en un terremoto acontecido en Las Filipinas, el Embajador de Estados Unidos donó 35.000 casas a los damnificados, a cambio de un rápido acuerdo sobre re-establecimiento de las bases aéreas estadounidense en esas islas.

* Las ayudas generalmente son un canal para abrir mercados en el futuro. Este podría ser el caso de los alimentos que estamos recibiendo dentro de los programas de ayuda alimentaria.

En su tiempo, hubieron análisis críticos de las ayudas dadas por la Alianza para el Progreso. Lo que nos quedó de esas ayudas fue un cambio en nuestros patrones culturales, pero también se creó un mercado de productos típicamente estadounidenses.

A través del programa PL 480 (Alimentos para la Paz) de la Alianza para el Progreso, el Ecuador dejó de ser autosuficiente en trigo y hoy dependemos casi totalmente de trigo importado de Estados Unidos. Estos programas de ayuda, venían acompañados de técnicos estadounidenses, para enseñarnos a consumir productos de ese mismo país. Es decir, que todo el dinero de ayuda regresaba allá, y nosotros asumíamos una deuda con ellos.

Esa invasión cultural amparada tras la mampara de la ayuda alimentaria, impone patrones de consumo extraños y perturbadores que crean un estado de ánimo característico del sub-desarrollo.

CONCLUSIONES

Hemos visto que la ayuda alimentaria puede ser un arma de doble filo para los países pobres, pues además de vernos envueltos en un sistema de mayor dependencia, podríamos estar recibiendo alimentos transgénicos, como ya ha sucedido en el pasado.

No podemos poner en riesgo nuestra soberanía alimentaria a cambio de paquetes de ayuda alimentaria, que pueden poner en riesgo la salud de quienes lo reciben y destruir las economías campesinas.

Es importante que conozcamos en qué consiste la ayuda alimentaria que estamos recibiendo, y que tomemos cartas en el asunto, para no quedar atrapados en las agendas de las transnacionales biotecnológicas y ser víctimas de una mayor dependencia alimenticia.

Ha llegado el momento de demandar que la ayuda alimentaria debe venir necesariamente de recursos locales, debe consistir de alimentos frescos y culturalmente adecuados, y no de alimentos que no han sido lo suficientemente evaluados, o que han sido rechazados por otros.

REFERENCIAS

http://www.fas.usda.gov/excredits/. Visitada en agosto del 2001

http://agriculture.house.gov/glossary/commodity_credit_corporatio_ccc.htm.

htt://www.wfp.org. Visitada en agosto del 2001.

Chimwala, M . EL "DUMPING DE SEMILLAS" AMENAZA LA SEGURIDAD ALIMENTARIA. Third World Network / IBON Features

Davis, I. 1987. La ayuda internacional a quién ayuda" de Javier Darío Restrepo y "Arquitectura de emergencia". Publicado en "Ecología de un Desastre: Volcán Nevado el Ruiz"

Friends of the Earth Europe, Diciembre 2001.

Ho, M.W. 2000. The hazards of genetically-engineered foods. ISIS News.

Rosemberg, 1999, The Wall Steet Journal

The Associated Press. . 2001. AFGANISTAN: MIGAJAS DE ALIMENTOS SON PROPAGANDA MILITAR. AP- OCTUBRE 2001

Vidal J. & Harding, L. EL PROGRAMA DE AYUDA EXTRANJERA ATACADA El debate de los alimentos transgénicos. Sábado 7 de julio 2001; The Guardian

http://www.guardian.co.uk/gmdebate/Story/0,2763,518190,00.html

Walsh, D. 2000. America finds ready market for GM food -- the hungry. Independent (UK) 30 March 2000.